Scottish Fold

Scottish Fold

gato scottish fold

Origen

El origen del gato scottish fold se sitúa en Escocia en el año 1960. Pat Turner y Peter Dyte, una pareja de grajeros de la zona, tuvieron a una gata de color blanco con las orejas dobladas debido a una mutación genética. Susie, que es como se llamaba la gata, tuvo crías que poseían la misma característica genética. Estas se cruzaron con gatos british shorthair y ahí empezó la cría de esta raza. Las siguientes camadas tuvieron muchos problemas óseos y de cartílagos. En los siguientes años se hizo un arduo trabajo con genetistas americanos para depurar los problemas de esta raza. Y ya en 1974 fue mejorada y reconocida oficialmente. El cruce entre dos scottish fold se considera maltrato por los problemas antes descritos.

Características físicas

Es una gato de tamaño medio, su peso oscila entre los 4 a 6 kilogramos. El rasgo más particular de esta raza son sus pequeñas y redondas orejas plegadas hacia adelante con la punta redonda. La caída del pliegue de las orejas sucede a las 3 ó 4 semanas de vida. Su cabeza también es redonda con un mentón y mandíbulas pronunciadas, con unos ojos grandes y redondos, lo que le da un aspecto muy simpático. Su complexión es robusta con unas potentes patas para su sujeción. El pelo es suave y denso. En el gato scottish fold es corto pero hay otra versión en pelo largo que se le llama highland fold.

Carácter

Son gatos extremadamente tranquilos, juguetones y sociables. No les gusta las peleas ni son agresivos. Muy cariñosos, se pasaran horas acurrucados al lado de su dueño ronroneando con su particular tono bajo, lo que nos dice que son poco expresivos. Llevan perfectamente convivir con otras mascotas, niños (con los que tendrán paciencia infinita dado su carácter sosegado) y con gente mayor. Se adaptan bien a los espacios pequeños, lo que le hace ideal para tenerlo dentro de un hogar familiar.

Salud y enfermedades

Debido a su genética particular, esta raza padece de osteodistrofía, una enfermedad que ocasiona que las vértebras de la cola se unan y que las articulaciones queden revestidas de cartílago, dificultando la movilidad del gato. También relacionadas a este problema, pueden padecer afecciones oseas y artritis. Los ejemplares blancos a veces tienen problemas de sordera. Finalmente, como sucede en otras razas domesticas, pueden sufrir de miocardiopatía hipertrófica (problemas en el corazón), riñones poliquisticos (invasión de quistes llenos de líquido en los riñones) y patologías buco dentales.

Cuidados y alimentación

Es importante cepillarle 1 ó 2 veces por semana. Para evitar problemas con las bolas de pelo darle de vez en cuando malta de gatos. Al ser un gato que a veces le gusta dar una vuelta fuera del hogar, es importante desparasitarlo y si no puede acceder fuera es bueno comprarle juegos de inteligencia y rascadores. Sus graciosas orejas también requieren de atenciones, limpiándoselas cada 15 días con un paño húmedo. Como en otras muchas razas de gatos domésticos, vigilar la ingesta de alimento ya que es una raza bastante glotona. Hay que darle el aporte calórico acorde a su gasto energético y comida de calidad.