Persa

Persa

gato persa negro

Origen

La procedencia de la raza de gato persa es algo confusa. Hay dos teorías predominantes sobre sus orígenes. Una sitúa sus inicios en Italia en el siglo XVII donde Pietro della Valle importó gatos de pelo largo desde Asia. Un siglo después Nicolas de Pereisc introdujo gatos de angora y de su cruce salió el antiguo persa. Se popularizó el gato persa en el siglo XIX cuando en Inglaterra la realeza pedía gatos de pelo largo y ahí es donde el persa cobró importancia. A finales de dicho siglo se empezaron a introducir en Estados Unidos. La otra teoría defiende , basada en estudios genéticos de los gatos de raza persa, que descienden de los gatos domésticos rusos de pelo largo. Queda abierto para el debate y discusión su verdadero origen.

Características físicas

Tiene un tamaño de medio a grande y pueden llegar a pesar hasta 7 kilogramos. Le sustenta su gran cuerpo unas patas cortas y fuertes con mechones de pelo entre los dedos. De lo más destacado de los persas es su tupido y largo pelaje con un manto inferior espeso. Otra característica particular de ellos es su cara, redonda y de cráneo ancho. Tiene la frente redonda y hocico corto. La posición de su chata nariz tiene que estar asimétrica y a la altura de los ojos. Las orejas son pequeñas y en posición de V. Se puede encontrar en todos los colores conocidos. Los unicolores pueden ser: negros, blancos, azules, chocolate, rojos, crema o lila. También los podemos encontrar en bicolor y los tricolor (caparazón de tortuga).

Carácter

El comportamiento de los persas suele ser de gatos tranquilos, dormilones, mimosos y algo pasivos. No llevan mal los cambios de rutinas a los que se adaptan con facilidad No les gusta la soledad por lo que son muy familiares y sociables. Por todas estas razones, son una raza adecuada para tenerlos en una casa interior. Aun así se recomienda tener rascadores y juegos para que desarrollen sus instintos felinos y estén algo más activos.

Salud y enfermedades

Es un gato que tiene una salud media-buena, pero como otras razas domésticas poseen unas pocas dolencias genéticas particulares a su raza. Una es la enfermedad renal poliquística que se trata de un fallo renal. Dicho fallo aparece en los riñones en la madurez del gato. Se puede evitar haciendo un diagnostico temprano con una ecografía. Otra enfermedad genética que padecen es la miocardiopatía hipertrófica. No tiene cura pero se puede prevenir a temprana edad haciendo unas ecografías del corazón del gato.

Cuidados y alimentación

Debido a su pelaje es necesario un cepillado diario para eliminar exceso de pelo y evitar sus temidos nudos. Al perder tanto pelo hay que vigilar las bolas que se le hacen en el estomago, con unas dosis hierba gatera y pasta de malta ayudarán que remita este problema para expulsar las bolas de pelo. Debido a su particular cara, necesitará de limpiados regulares de ojos y nariz. Solucionaremos este problema con un pañuelo húmedo o con manzanilla. En cuanto la alimentación, se recomienda proteína y comida húmeda debido a sus particulares problemas de pelo. Vigilar la ingesta ya que es bastante sedentario, para que no coja sobrepeso.