Burmilla

Burmilla

gato burmilla

Origen

El vocablo burmilla proviene de la mezcla de dos razas que fueron el origen de la creación de los gatos burmilla, un burmés y un persa chinchilla. Cuenta la leyenda que en 1981 la baronesa Miranda Von Kirchberg tuvo a una hembra burmilla llamada Fabergé y a un macho persa chinchilla plateado llamado Sanquist. Estos se aparearon por accidente y dieron una camada de 4 gatitos burmilla que dejaron impresionados a la gente por su llamativo pelo plateado y brillante. Más tarde, viendo de el éxito de los gatitos, la baronesa Miranda Von Kirchberg volvió a cruzar a los burmilla con el persa chinchilla para fijar las bases de la nueva raza creada. Fue reconocida oficialmente por las organizaciones pertinentes en 1996 con lo que es de las razas de más jóvenes conocidas.

Características físicas

Es de envergadura media a pequeña. Pesa entre 3 a 5 kilogramos. Su constitución es parecida al burmés. Menudo pero fuerte, musculado y pesa más de lo que su apariencia dice. Tórax amplio, piernas finas y dedos delicados. Los rasgos más particulares del burmilla son tanto su pelo plateado y brillante, como la especie de maquillaje que bordea a sus ojos. Parece haberse hecho una especie de raya negra con cosméticos. Pueden tener pelaje medio o largo, aunque algunas organizaciones gatunas a los de pelo largo los llaman raza tiffanie. La textura del pelo es muy agradable al tacto. Su cola es larga y pomposa. Se acepta los colores negro, azul, chocolate, lila, caramelo, beige o albaricoque para esta raza. Posee una cabeza redonda con unas orejas medianas que se inclinan levemente hacia adelante. Sus ojos pueden tener cualquier tonalidad del verde.

Carácter

La naturaleza de el burmilla es una mezcla del gato burmés y el gato persa. Del burmés coge su vitalidad y jugueteo. Del persa su sosiego y tranquilidad. Bastante cariñoso con sus dueños, siente un apego muy intenso hacia ellos. Sabe advertir problemas tanto físicos como psicológicos de sus dueños y empatizar con ellos para ayudar. Gato muy parlanchín, maullará con una alta frecuencia para llamar la atención o pedir cosas. No lleva muy bien estar muchas horas solo así que antes de hacernos con un burmilla hay que pensar si podremos pasar horas con él. Se lleva bien con los niños y con perros amigables de los gatos. Se recomienda tener un rascador con opciones para la escalada ya que es una raza muy trepadora.

Salud y enfermedades

Su esperanza de vida oscila entre los 12 a 15 años. Atesora una salud de hierro. Se le conocen pocas enfermedades genéticas debido a que es una raza bastante joven. Se sabe que es un gato predispuesto a desarrollar alergias. Estas se deben por ácaros, polen, picaduras de pulgas, alérgenos ambientales y algunos ingredientes o alimentos. Es recomendable hacerle la prueba de alérgenos en el veterinario para saber cual le podría afectar. Por otro lado pueden sufrir típicas enfermedades de gato domestico como son dolencias periodontales.

Cuidados y alimentación

Al ser raza de pelo corto no necesita de excesivos cuidados en su pelaje. Es recomendable cepillarle el pelo una vez por semana. Además, este tipo de gato disfrutará mucho del cepillado entrando en una especie de éxtasis. Bañarlo una vez al año sobre todo cuando es mayor. Es aconsejable una visita anual al veterinario para su revisión. Para mantener su vistoso brillo de pelo alimentarlo con comida de calidad ya sea húmeda o seca. Que un alto porcentaje sea de origen animal, ya que los gatos son carnívoros, y vigilar las cantidades de ingesta para que no coja sobrepeso. Combinar su dieta con algo de ejercicio diario será la mejor recomendación para que tu mínimo luzca precioso y sano.