American Bobtail

American Bobtail

gato american bobtail

Origen

El gato american bobtail es una raza relativamente joven. Se cuenta que una pareja (los Sanders) encontraron en Arizona a un gato marrón con cola pequeña a finales de los años 60. La pareja se enamoró del gatito y se lo llevaron a su Iowa natal. Este gato se cruzó con gatos siameses, birmanos e himalayos. Dando finalmente el estándar del american bobtail (cola corta, pelo largo, patas y cara blancas, aunque se admitieron al final todos los colores). Se reconoció oficialmente en los años 80. Es muy popular en los Estados Unidos pero bastante escaso y desconocido en Europa.

Características físicas

Es de tamaño medio a grande y tipo semi cobby. Los machos pueden llegar a pesar de 5 a 7 kilogramos. De pecho ancho y lomo curvo. El pelaje es semilargo y sedoso. Cabeza y orejas anchas que se van afilando hacia el exterior. Los ojos de forma almendrada y múltiples colores. Lo más característico de esta raza es sin duda su cola. La cual mide tres veces menos que las de otros gatos, es frondosa de pelo y siempre erguida.

Carácter

Destaca por ser una raza tremendamente juguetona, bastante activa y muy inteligente debido a su pasado genético. No tiene problemas para socializar con otros gatos, ya sean de su raza o de otra diferente, perros y con niños, aunque estos no deben de ser muy pequeños. No tienen problema por quedarse ratos largos solos. Es un maestro del escapismo así que hay vigilar los límites de la casa para que no se nos fugue.

Salud y enfermedades

El gato american bobtail puede llegar a vivir de 18 a 20 años, con lo que se le considera una raza longeva y robusta. Tiene las enfermedades típicas de gato domestico común como son patologías periodontales, sarro o gingivitis. Pero si que hay alguna dolencia relacionada a las particularidades de esta raza como pueden ser displasia de cadera, que le provoca cojera o problemas en la columna vertebral debido a su corta cola.

Cuidados y alimentación

Debido a la longitud de su pelo se recomienda cepillarle 1 ó 2 veces por semana, aumentando los cepillados en época de muda. Visita anual al veterinario y una higiene regular de oídos y ojos. En cuanto a su nutrición, es recomendable una dieta proteínica y baja en grasas. Servirle comida de calidad siempre que podamos y examinar sus raciones porque puede llegar a ser muy glotón y engordar.